lunes, 19 de abril de 2010

Hoy lo he vuelto a hacer. He estado remoloneando durante unos cuantos minutos en recepción, haciéndome la despistada, esperando una vez más a que llegaras... como lo hago muchas mañanas ó más bien… casi todas las mañanas. Supongo que tú no te has dado cuenta nunca de nada, que tanta coincidencia para entrar juntos en el ascensor era por puro azar... o en el fondo creo que es así, que es mi suerte de poder tenerte cerca tantas veces. Es increíble, mucho antes de que llegues a la oficina, mi cuerpo se transforma: Noto cómo mi corazón late con muchísima fuerza, con tanta, que parece que se me va a salir por la boca. Mis manos sudan, mis piernas tiemblan, es una sensación extraña e incontrolable, pero me siento tremendamente excitada. En cuanto apareces, consigues que me moje, sí, aunque no lo creas, mi sexo palpita y cuando estas apenas a unos metros noto como la humedad llega ahí abajo, casi impulsada como un resorte. Me saludas, me sonríes y yo te devuelvo la sonrisa, pero imaginando que me estás abrazando con esas enormes manos, que acaricias mi cintura, que muerdes mi cuello... que estamos solos tú y yo, desnudos en el ascensor y que me haces ver el cielo, con esos ojos, con esa boca, con ese cuerpo... Más rápido de lo que siempre hubiera deseado llegamos a mi destino, justo un piso antes que el tuyo y vuelves a despedirte... a sonreírme de esa forma alucinante. Yo tengo que meterme en el baño con urgencia, porque como tantas mañanas he mojado mis braguitas. Sí, eres alucinante y nunca había sentido nada parecido con nadie. Si con solo verte, consigues ponerme tan cachonda, si llegaras a rozar mi cuerpo o me besases, me imagino que… me derretiría directamente.
Ya estoy contando las horas para volver a coincidir contigo mañana nuevamente en el ascensor...
Categories:

30 comentarios:

© Capri dijo...

Uys

Eso es deseo y algo más...

Me has recordado esa sensación

Un besito.


Muy bueno Lydia

Miguelo dijo...

pare el prologo de una novela x jajaja muy bueno, me gusto la entrada

Dorita dijo...

Como ha dicho Capri, puede ser algo más, pero sobretodo es deseo en estado puro, y adoro cuando esa sensación.
Esa sensación de puro descontrol de tu cuerpo, cuando haces enormes esfuerzos por no lanzarte sobre la otra persona y tu mente cabalga por los escenarios del deseo y la lujuria.
Increible texto Lydia.
Me haces sentir cada vez que te leo.

Belén dijo...

Oh cielos, si es que hay sitios que siempre ponen, y el ascensor es uno de esos!

Besicos

el octavo pasajero dijo...

A por él Lydia ... atrápalo en tu red ;) Besos

La niña mala dijo...

No hay nada que odie más que perder ascensores jeje ;)
Muy bueno.

Mary dijo...

Es que el deseo contenido y no llevado a la realidad no puede quedarse dentro, debe estallar en pasión con uno mismo... pero de forma urgente.

besos

Anónimo dijo...

Querido/a blogger, te escribo estas líneas para invitarte a participar de un intercambio publicitario de nuestros blogs. Puede ser mediante un banner (Imagen) que represente nuestros blog, o simplemente agregar el nombre en una lista lateral como un blog amigo.
Yo por mi parte poseo banners (160x100 pixeles, 220x150 pixeles y otro de 468x60 pixeles). Si deseas enviame el tuyo a mi dirección de correo electrónico, y yo respondo a dicho correo con el mío. O avisame si deseas que el intercambio sea sólo de direcciones, y te agregaré como blog amigo.

Mi dirección de correo electrónico es:
tusconfesiones@hotmail.com

Mi blog es un blog sobre sexualidad que lo que trata de lograr es la confesión de la gente en este plano, tanto de sus confesiones de hechos vividos como de sus fantasías en el plano sexual. Lo creé a comienzos de 2008, al principio era un blog muy simple en diseño y contenidos, pero fue creciendo y hoy cuenta con muchas secciones además de poseer un diseño muy atractivo.
La dirección es: www.tusconfesiones2.com.ar

Estaré esperando ansioso tu mensaje, para que nuestros blogs puedan crecer juntos.

Sino sabés como agregar nuestro banner a tu blog, no te preocupes que te indico cómo hacerlo. Es muy simple.
Un abrazo.

Juan dijo...

Ese deseo, pensamiento o lo que sea, lo llevas dentro, muy dentro, dejalo salir, te gustara. Un besazo.

latrís dijo...

Efectivamente, si solo con su cercanía te produce todo eso.... imagina cuando te roce, te toque, te acaricie...te bese! A por él Lydia!!!! Ummmm, que lo disfrutes!
Un besote enorme

Te susurraré... dijo...

Es que los ascensores tienen un algo que pone mucho.
Y con esa compañía, la imaginación vuela!

Pablete dijo...

Joder, y pensar que mi oficina está en el primer piso y subo andando......lo que se pierde uno, leches....

Un beso bien gordote....

Yemaya dijo...

Lanzate niña, seguramente encontrarás lo que tanto ansías.
Besos y susurros dulces

Nikita dijo...

uyssssssssh que punto.
Muy bueno, pegale un achuchón en el ascensor, a ver que pasa.

Besazo

Dorita dijo...

No sabía como mandarte ese mensaje por privado por no llenarte tu entrada con cosas que no vienen a cuento, pero me gustaría saber tu opinión sobre la entrada que he colgado hoy.
Pasate si puedes.
Un saludo!

revistero dijo...

Hola Lydia, soy el revistero, y me ha encantado tu relato. Reconozco que yo he actuado así muchas veces en distintas ocasiones, desde niño, cuando alguna chica me gustaba, hacía por encontrarme con ella, de más mayor, en la disco, venga a dar vueltas para poder dar el encontronazo con la chica deseada, hoy en día, cuando consigo ver a alguna chica en el tren con su revista, intento sentarme cerca de ella para poder ver como usa la revista........muchas veces he hecho esto y tu relato ha evocado esos recuerdos!!!
Y lo bueno, es que siempre acaba igual, sexo solitario pero con la fantasía puesta ya en la cabeza. Fantástico, ideal......Son las mejores pajas!!!!!!

Skorphio dijo...

Precioso relato, esperemos que esa persona, tambien lo lea y el proximo dia, haya mas que sonrisas, no?

Shang Yue dijo...

a mi me pone el ascensor
no sé si podría reprimirme

Rigoberto dijo...

Hola Lydia,
Tienes que escribir más. Me gusta recrearme en tus "creaciones"
A los hombres nos resulta más fácil.
El ascendor es muy estrecho y cuando subes con una mujer es imposible no fijarte en ella, la tienes encima. La fragancia, el cuerpo, el rostro, ..., ¿una señal?
Lo que hace falta es una señal...
Me falta eso, "pillar" cacho en el ascensor....
Bueno, eso es una frase de los más jóvenes, y no tan jóvenes de ahora..
Pero muhco ojo con lo de la polla y la holla..
Saludos

Palabrasalbapor dijo...

Mira que tiene morbo un ascensor...

Un beso

mar dijo...

un relato que me traslada a algún que otro deseo fugaz pero tan intenso...
lástima que siempre llegan tan rápido a su destino...
a veces he suplicado mentalmente que se parara eternamente entre piso y piso para poder gozar de la intimidad que nos ofrece...

besos guapa!

La Tentación dijo...

Cuando alguien logra hacer eso con uno, el deseo crece de forma exponencial, el tiempo para el próximo encuentro se hace eterno, cada día vas queriendo un poco más y cuando por fin termina la espera, todo vuelve a empezar...

La Mary Venusina dijo...

Sii!
Que lindo es hacerlo en el ascensor!
Muy bueno!
Besos!

mirambella dijo...

A mi me provocan claustrofobia los ascensores...pero claro en ese caso es distinto. Saludos

moderato_Dos_josef dijo...

Sensual, muy sensual y emocionante.
Ha sido un placer visitar tu blog.
UN abrazo, josef. Nos vemos...

EMBRUJADA dijo...

te extrañamos ..

Besos de una Embrujada del arte de tu blog...

felìz fin de semana ..lydia

Muakssss

Anónimo dijo...

que sensacion mas rica Lydia

yo tambien he mojado mis braguitas pensando en esa situacion tan morbosa, cada dia nos haces poner mas cachondas

besos guapa

lokura dijo...

eso... se llama amor. A veces es amor incluso antes de que uno pueda darse cuenta.
Es el peligro q tiene remolonear, a vces sin querer, una ... en el aleteo, se enamora.
Besos

Maléfica dijo...

Hacia tiempo que no pasaba por aqui...
Yo quiero un ascensor como ese! Ah no... que el culpable es el chico!

Un besazo guapa!

sexshop dijo...

el deseo es solo destino y ay que alcansar

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!