miércoles, 28 de marzo de 2007

No te enfades conmigo cariño, ya se que soy una pesada, pero sabes cuanto me gusta meter mi mano en tu bragueta y sentir entre mis dedos como crece tu "cosita" y se convierte en mi "obra de arte".

Se que te molesta, estas viendo la tele, no es el mejor momento, pero precisamente por eso tiene tanto valor para mi. Percibirla dormida, esperando que mis dedos juguetones la despierten, quiero que crezca, lentamente, hasta sentir como su dureza y su tamaño se aumentan y buscan una salida de tu pantalón y la entrada en "otro sitio".

Si cariño, para mi es como irla moldeando poco a poco hasta convertirla en todo un exponente del arte. Me gusta sentir como al principio su tibieza y su rugosidad se van transformando en algo precioso… como si de una escultura se tratase. Es mi obra…

Su cabeza púrpura se estira hasta que parece querer explotar, es entonces cuando asoma frente a mi, la aprieto, la siento en toda su magnífica intensidad y una gotita transparente me llama saliendo sonriente de su punta, cuando mi lengua sale a su encuentro con auténtica devoción y frenesí.

Me acaricias el pelo, en señal de aprobación, sabía que te iba a gustar, más aun cuando mis labios la devoran, se aprietan contra ella, haciendo que esa dureza se sienta intensamente, probando hasta saber si mi garganta puede atraparla.

Mi boca sale exhausta y plena. Al hacerlo, un hilo de mi saliva y tus fluidos queda suspendido entre los dos… nuestro nexo de unión. Te miro, me miras, nos sonreímos. Vuelvo al ataque, cuando la engullo por segunda vez, sé que mi lengua no ha podido resistirse a acariciarla también, ha querido participar de ese juego. Mis dedos ayudan a bajar su piel, para sentir como tiembla, toda ella y como tus músculos se tensan.

Un impulso veloz, cargado de fuerza, de viva energía sale de ti, como un rayo contra mi paladar, inundando mi boca, mis dientes, mi lengua. Aprieto mis labios y absorbo con más fuerza para tragar y tragar todo lo que viertes en mi garganta… es una delicia… te quiero.

Lydia

2 comentarios:

Marc dijo...

Tu obra de arte son todos y cada uno de tus relatos.

Éste en concreto es una preciosidad y en pocas líneas describe de una forma delicada pero apasionada toda la fuerza abrasadora de una inesperada pero irrechazable sesión de sensual sexo oral.

Ojalá a mí me regalara mi chica relatos como éste y ella fuera tan devota de mi "cosita"...

Un beso.

Real Fenix dijo...

Así que por Chile estubiste paseandote...heee y que lo pasaste bien, saludos desde aquí...

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!